¿Qué es la parálisis cerebral?

La parálisis cerebral es el resultado de una lesión cerebral o una malformación cerebral. Se trata del desarrollo anormal del cerebro antes, durante, en el nacimiento o en los primeros años de vida. Este trastorno neurológico afecta a los músculos y la capacidad de una persona para controlarlos. Los músculos pueden contraerse demasiado, muy poco o todos al mismo tiempo.

Las extremidades pueden ser rígidas y forzadas a posiciones dolorosas e incómodas. Las contracciones musculares fluctuantes pueden hacer que las extremidades tiemblen, se sacudan o se retuerzan. El movimiento corporal, control muscular, coordinación muscular, tono muscular, reflejo, equilibrio, postura y coordinación también pueden verse afectados: caminar, sentarse o atarse los zapatos pueden ser difíciles para algunos, mientras que otros pueden presentar dificultades para sujetar objetos. Sin embargo, estos signos pueden mejorar o empeorar con el tiempo. Además, las personas con este trastorno tienden a presentar deficiencias visuales, de aprendizaje, auditivas, del habla e intelectuales.

Lesiones, infecciones, accidentes, negligencia médica, abusos e infecciones son los factores de riesgo más comunes que influyen en la parálisis cerebral.

La parálisis cerebral en niños

La parálisis cerebral infantil (PCI) es una condición que afecta a 1 de cada 45 prematuros en el mundo, así como a 1 de cada 300 nacidos vivos, provocándoles una discapacidad motora severa permanente debido a una lesión del cerebro.

Más de la mitad de los niños que sufren de PCI, manifiestan el trastorno a través de la tensión o debilidad directa que mantienen sus músculos corporales (espasticidad), es decir, el trastorno motor del sistema nervioso ocasiona la flacidez o rigidez en músculos específicos, seguido de una inestabilidad muscular continua al momento de mover alguna parte del cuerpo, así como también, un desequilibrio notable acompañado de una marcha inestable y titubeante.

¿La parálisis cerebral es una enfermedad?

No. La parálisis cerebral no es una enfermedad, no es contagiosa y no puede pasarse de una generación a la otra. A pesar del gran avance de la tecnología no existe cura, pero el tratamiento de apoyo, los medicamentos y los trasplantes de células madre de cordón umbilical pueden ayudar a muchas a las personas que sufren de este trastorno a mejorar sus habilidades motoras y la capacidad de comunicarse con el resto.

Most alarming to participants here wasn’t that graduation rates https://pro-essay-writer.com/ remain write my essay low in many southern states