Células madre de cordón umbilical

Son las células que originan todos los órganos, tejidos y células del cuerpo cuando el bebé está en el vientre de la madre. Es gracias a esta capacidad que pueden convertirse en los 220 tipos de células que existen en el organismo, sustituyendo la función de estos o regenerando el órgano afectado por alguna enfermedad. Al momento se tratan más de 70 enfermedades y trastornos graves, malignas y degenerativas entre ellas la parálisis cerebral, autismo, hidrocefalia, apraxia del habla, hipoxia isquémica cerebral y anoxemia (ahogo).

El potencial de las células madre nos indica que a mediano y largo plazo serán muchas más enfermedades que podrían ser tratadas con las mismas.

 

Investigación y estudios recientes

Una década después: FDA aprueba infusiones de células madre autólogas para niños con parálisis cerebral.

Después de una década de investigaciones y estudios en la Universidad de Duke y la participación de alrededor de 700 pacientes con diferentes trastornos cerebrales, la FDA, ente regulador de alimentos y medicinas de E.E.U.U, ha aprobado el acceso extendido para que se realicen infusiones de sangre de cordón umbilical a niños con alteraciones neurológicas como parálisis cerebral, autismo, hidrocefalia, apraxia del habla, hipoxia isquémica cerebral y anoxemia (ahogo) de manera segura y eficaz. “El protocolo de acceso expandido nos permite tratar a los niños con esta condición que no son necesariamente elegibles con ensayos clínicos, siempre y cuando cuenten con su propia infusión de sangre del cordón umbilical.” – Dra. Joanne Kurtzberg

El acceso expandido se refiere al uso de un nuevo medicamento proveniente de una investigación fuera de un ensayo clínico de acuerdo a la FDA. A nivel internacional dicho acceso está permitido a través de programas médicos específicos.

Con el fin de encontrar un tratamiento que mejore la calidad de vida de niños que sufren PCI, la Doctora Joanne Kurtzberg, experta de renombre internacional en el trasplante de sangre del cordón umbilical y nuevas aplicaciones de la misma en campos emergentes de terapias celulares y medicina regenerativa, desarrolló una investigación en la que los resultados positivos, afirman que la adecuada dosificación de una infusión intravenosa autóloga de sangre de cordón umbilical (SCU) mejora la conectividad cerebral y la función motora en niños con parálisis cerebral. La evidencia demuestra que las células del cordón umbilical actúan a través de las células endógenas de señalización paracrina para facilitar la reparación de los nodos, ganglios basales y el tronco encefálico del cerebro infantil.

 

La Doctora Kurtzberg, directora del Programa Pediátrico de Trasplante de Sangre y Médula de la Universidad de Duke, con el aporte de varias unidades de células madre de cordón umbilical de 16 bancos de alrededor del mundo entre ellos Biocells, Ecuador y la participación de un grupo de niños con parálisis cerebral espástica, ha descubierto una fuente rica en las células madre autólogas para influir en la formación de nuevas conexiones neuronales en niños con PCI. “Los resultados de este estudio demuestran que las infusiones de células del cordón umbilical adecuadamente dosificadas pueden ayudar a disminuir los síntomas en niños con parálisis cerebral”, dijo la misma.

EL ESTUDIO…

El estudio doble ciego en fase dos controlado con placebo, incluye en su investigación a un grupo niños de 1 a 6 años con variados tipos y severidades de PCI espástica, una lesión cerebral usualmente causada antes o en el momento del nacimiento. Kurtzberg y sus colegas probaron dosis de 10 millones de células por kilogramo de peso corporal hasta 50 millones de células por kilogramo, según la cantidad y la calidad de la sangre del cordón que cada niño tenía almacenada. Entre las herramientas utilizadas para evaluar el progreso de los niños se realizaron resonancias magnéticas para medir la conectividad cerebral y la medida de la función motora gruesa (GMFM-66), método internacional para medir los cambios en las habilidades motrices gruesas en los niños con PCI, como la capacidad del niño para gatear, rodar, arrodillarse y completar otros movimientos según la edad y el desarrollo. Dichas evaluaciones se realizaron al inicio, 1 y 2 años después del tratamiento.

En principio los niños con PCI fueron separados en dos grupos, después asignados aleatoriamente para recibir células de cordón umbilical o placebo, seguido por la infusión alternativa 1 año después, en otras palabras, el primer año el grupo A recibió una sola infusión intravenosa de células, mientras que el otro grupo B recibió una infusión de placebo; para el año siguiente los tratamientos se invirtieron, es decir, al grupo que recibió células madre durante la primera infusión se le administró el placebo, y al grupo que recibió el placebo durante la primera infusión se le administraron células madre.

 

RESULTADOS…

Como resultado del análisis, no hubo diferencias en el primer año en aquellos niños tratados con placebo, sin embargo, en los niños que recibieron células autólogas se identificaron mejoras significativas en el control de la motricidad gruesa y la conectividad cerebral. Los niños que recibieron una dosis intravenosa de al menos 25 millones de células madre por kilogramo de su peso corporal experimentaron notables mejoras en la función motora un año después, aquellos excedieron los logros obtenidos por los niños que recibieron una dosis más baja de células o placebo.

 “Así que tuvimos que decir que el cambio, cualquiera que este sea, fue de un 30% más de lo que hubiéramos esperado ver”.  – Dra. Joanne Kurtzberg

 

Buenas noticias…

Este ensayo clínico marca un hito en la historia médica con respecto a los tratamientos de trastornos neurológicos infantiles seguros y eficaces, abriendo la puerta para que muchos niños alrededor del mundo tengan acceso a las terapias de cordón umbilical que se llevan a cabo en la Universidad de Duke, siempre y cuando conserven una unidad de cordón umbilical en un banco de criopreservación de células madre con procesos de calidad rigurosos, que garanticen que las unidades almacenadas cumplan con los parámetros requeridos para tratar a niños y niñas con parálisis cerebral, autismo, hidrocefalia, apraxia del habla, hipoxia isquémica cerebral y anoxemia (ahogo).

 

Recursos:

www.cerebralpalsy.org/

www.cerebralpalsyguide.com/

www.research.cerebralpalsy.org.au/

www.cerebralpalsygroup.com/